CULTIVO EN INTERIOR PASO A PASO - LA GERMINACIÓN

La germinación es un proceso fácil, pero necesita práctica y precisión para hacerlo perfecto.

La germinación de semillas de marihuana puede resultar un poco agobiante y más aún cuando fallamos en el proceso. Es un paso muy importante no sólo para los cultivos de marihuana de interior, sino también para los cultivos de exterior.

En este artículo os enseñamos paso a paso todos los métodos de germinación que podéis utilizar. De esta forma podréis probar cuál es el que más os gusta y cuál es el que mejor os funciona. Intentaremos resolveros todas las dudas posibles. No obstante, si os surge alguna duda que no se resuelva, podéis dejarla en los comentarios.


Existen varias formas de germinación de plantas de marihuana. Cada uno de estos métodos tiene unas fases de germinación. Es posible que alguna de las formas de germinar comparta fases, pero cada una tiene unas características distintas.
 

Germinación de semillas de marihuana en servilleta

Germinar en servilleta

Este método de germinación en servilleta suele ser el más común. Es un método sencillo y eficaz aunque se suelen cometer algunos errores.

En primer lugar cogemos una servilleta y la doblamos un par de veces. En el caso de tener que germinar muchas semillas, podemos coger un par de servilletas y superponerlas para no tener necesidad de doblarlas.

Después mojamos las servilletas, y acto seguido las escurrimos. De esta forma, las servilletas quedan húmedas y sin ese exceso de agua sobrante.

Colocamos la servilleta como base, dentro de una fiambrera o en un plato hondo. Sobre la servilleta húmeda ponemos las semillas, igualando aproximadamente la distancia que queda entre ellas.

A continuación, tapamos la fiambrera con su tapa, o en el caso de haber utilizado un plato, tapamos con otro plato hondo. De esta forma conseguimos crear un pequeño clima, con un porcentaje alto de humedad, que favorecerá al proceso de germinación de las semillas de marihuana.

Pasados dos o tres días, el proceso de germinación debería haber dado sus frutos. Una vez tengamos la raíz fuera de la semilla, tendremos nuestras semillas germinadas.

Por último, solo tenemos que colocar la semilla en la tierra que vayamos a usar para cultivarla, poniendo siempre la raíz hacía abajo y dejando el cañamón a un centímetro de profundidad.

Los errores más comunes en este tipo de germinación son:

  • Empapar demasiado las servilletas con el agua.
  • Cubrir las semillas con otras servilletas.
  • Dejar demasiado tiempo las semillas germinando, por lo que se acaban estirando demasiado.

Germinación de semillas de marihuana en jiffys

Aunque para algunos cultivadores los jiffys les resulten un problema, este es un método de germinación de semillas muy cómodo y rápido.

Los jiffys tienen la ventaja de que los cultivadores no necesitamos tocar la raíz, lo que evita bastantes daños a la hora de trasplantar la semilla.

Para empezar con el proceso tenemos que hidratar los jiffys. Para ello los sumergimos en agua unos minutos hasta que se inflen. A continuación los escurrimos con dos dedos para que pierdan el exceso de agua y seguidamente volvemos a darles forma con las manos. De esta manera conseguimos expandir y airear la turba, dejando a la raíz un espacio oxigenado y libre de movimiento.
El siguiente paso es introducir la semilla dentro del jiffy. Para esto sólo tenemos que abrir un pequeño agujero de un centímetro de profundidad y colocar la semilla dentro. A continuación, cubrimos la semilla con la turba sobrante, sin presionar. Después solo nos queda colocar los jiffys dentro de una fiambrera o entre dos platos.

El proceso de germinación en jiffy dura aproximadamente cuatro días. Una vez pasado este tiempo, deberíamos tener la plántula fuera del jiffy. En ese momento está lista para hacerle el trasplante a la tierra donde vayamos a cultivarla.

El jiffy nos ofrece la posibilidad de enterrar la raíz directamente sin tener q sacarla de él. Una ventaja que convierte este proceso de germinación en uno de los más cómodos.

Los errores más comunes en este tipo de germinación:

  • Exceso de agua en los jiffys.
  • Jiffys demasiado compactos, por lo que la raíz no puede moverse bien.
  • Hundir a demasiada profundidad la semilla.
  • Alargar el tiempo de la plántula en el método de germinación. Provoca tallos muy largos y dificulta el proceso de vital de la planta de marihuana.
germinar semillas de marihuana en jiffys

Germinación de semillas de marihuana en vaso de agua

La germinación en vaso de agua es un método de germinación de plantas de marihuana un poco más agresivo que el resto. Quizás sea una de las formas de germinación más conocida. Es un proceso que necesita bastante atención. Además, tenemos que tener cuidado con el tiempo que dejamos las semillas en el interior del vaso de agua.

En primer lugar llenamos un vaso con agua mineral y le añadimos unas gotas de agua oxigenada. Dentro de este vaso ponemos las semillas de marihuana. Pasadas 24 horas, las semillas deberían estar suficientemente hidratadas para pasarlas a tierra.
Para ello, tenemos que abrir un pequeño agujero en el sustrato. Después cogemos la semilla con cuidado y la metemos en la tierra a un centímetro de profundidad. Cubrimos la semilla con el sustrato sobrante sin presionar y la regamos con tres o cuatro gotas de agua.

Esperamos dos o tres días a que la plántula salga de la tierra y expulse el cañamón. Una vez ocurra, el proceso de germinación habrá terminado.

Los errores más comunes en este tipo de germinación son:

  • La pudrición de la semilla de marihuana por exceso de tiempo sumergida en el vaso de agua.
  • Enterrar la semilla a demasiada profundidad.
  • Exponer la tierra al sol con la semilla dentro, lo que provoca que se seque el sustrato sin finalizar el proceso de germinación.

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nuevo comentario

Producto añadido a tus favoritos
Producto añadido para comparar

AVISO: Este sitio web usa cookies propias y de terceros. Para que desaparezca esta ventana, necesitas aceptar nuestra política de cookies.